LA VENIDA DEL SALVADOR DEL MUNDO


EL MAYOR EVENTO DE LA HUMANIDAD.

El evento más grande y maravilloso de la humanidad, indiscutiblemente, fue la venida del Salvador del mundo, Jesucristo.
Muchos se preguntan de qué exactamente nos salvo, y es una pregunta que vale la pena responder.
El hombre nace con el pecado original que podemos definir la como tendencia egoísta y animal inherente a la naturaleza humana y que, en el hombre no consciente, se constituye en guía de vida, generando caos y destrucción a su alrededor.
En su encarnación, Cristo se igualó al humano, mostrándonos que somos señores de nuestra realidad, de nuestras pasiones, de nuestro ser completo, asi como El lo fue.
El nacimiento de Jesús en el mundo evidenció la gracia de Dios, hizo manifiesta la buena voluntad del Dios del Universo hacia la humanidad, permitiendo su encarnación en un cuerpo humano (recordemos que Jesús es 100% humano y 100% Dios), para traer un mensaje de esperanza y fe, al hombre, evidenciando su propia existencia en la persona y discurso de su hijo, quien es parte de la trinidad y por tanto Dios mismo.
Por eso no es justificable que en su nombre se hayan cometido y se sigan cometiendo tantas vilezas, por eso no es comprensible que en su nombre se hayan generado sectas que se apropien de la correcta interpretación de su doctrina, descalificando a las demás, cuando todas nos llevan a El y son, ante Dios, iguales, sean grandes o pequeñas.
Su nacimiento fue el inicio de la verdadera esperanza del humano, una esperanza en la trascendencia del alma por la seguridad de una vida futura proclamada por el Verbo de Dios, la esperanza del nuevo nacimiento espiritual cuando recibimos el espíritu de Cristo, que nos abre una nueva visión de la vivencia en esta tierra, sellándonos para la vida futura, asegurándonos también el cumplimiento de nuestros sueños y metas en esta tierra.
Jesús nace en un hogar normal, con padres humanos normales, no súper-santos como nos ha enseñado equivocadamente la tradición. El vivió como cualquiera, en una familia normal de clase media, tuvo amistades y relaciones como cualquier otro, no vivió como rey, ni como sacerdote, ni como líder político, aunque impacto su medio social de tal manera que aun hoy su mensaje esta vigente y mas vivo que nunca.

INVITACION

INVITACION
UNETE DE CORAZON A NOSOTROS